domingo, 25 de junio de 2017

Los presidentes de la prensa republicana madrileña en la guerra civil

Chema Menéndez con las actas de la Agrupación Profesional de Periodistas en la biblioteca de la APM. Foto Febus.
Chema Menéndez, escritor, investigador y presidente de la Agencia Febus visitó esta semana la Biblioteca de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), en calidad de nieto de Jaime Menéndez "El Chato" que fue, entre muchas cosas, asociado y presidente de la mencionada entidad.
La APM ha facilitado la investigación y la divulgación del siguiente reportaje lo cual es digno de recalcar y agradecer así como la colaboración de su bibliotecario Juan Manuel Bernardo.


Hace ya unos años Chema Menéndez publicó La Epopeya de "El Chato", una biografía de su abuelo, en unos de sus capítulos indicaba que el periodista Javier Bueno durante la guerra civil marchó a Asturias cuando era el presidente de la APM y de la Agrupación Profesional de Periodistas, dejando que los compañeros que se quedaron ejercieran de presidentes en su ausencia. Uno de ellos fue el insigne intelectual Manuel Navarro Ballesteros, director de Mundo Obrero, Estampa y redactor de El Sol.

En el diario "Ahora" del 4 de enero de 1938 se indicó que Manuel Navarro Ballestero era presidente de Asociación de la Prensa de Madrid. Foto Archivo Agencia Febus.
Acta de la Junta Directiva del 6 de noviembre de 1937, presidida por Manuel Navarro Ballesteros. Foto Febus, gentileza de APM.
Pero ¿Cómo funcionaba la Asociación de la Prensa de Madrid durante la guerra civil?
Antes de entrar en materia hay que recordar que poco después del levantamiento franquista del 17 de julio de 1936 un grupo de incontrolados secuestraron y asesinaron a Alfonso Rodríguez Santamaría, entonces presidente de la APM. Casi a la par las milicias populares incautaron la mencionada APM y su sede central, ubicada, en Callao, en el edificio Palacio de la Prensa. Estas milicias cedieron su gestión a la Agrupación Profesional de Periodistas, organización republicana de izquierdas, adscrita a la UGT. Por lo tanto fue la mencionada Agrupación quien comandó los designios de la APM durante los tres años de asedio fascista a la capital.
La primera junta directiva de la Agrupación Profesional de Periodistas durante la guerra tuvo lugar el 29 de julio de 1936 y estuvo presidida por el mencionado Javier Bueno, en aquel momento director de Claridad y colaborador del diario El Sol y otras publicaciones republicanas de entidad. En esa primera junta figuraban periodistas de gran renombre como, por ejemplo, Julián Zugazagoitia, director de El Socialista, que sería poco después ministro de gobernación y que más tarde fue fusilado por los franquistas, Modesto Sánchez Monreal, directivo de la Agencia Febus (la original) o Luis Díaz Carreño, redactor del diario El Sol que en aquellos días había sido capturado por los sublevados junto a Fernando Sánchez Monreal, hermano de Modesto y director de la Agencia Febus. También poco tiempo después ambos fueron fusilados por elementos falangistas.
Junta Directiva de la Agrupación Profesional de Periodistas, 29 de julio de 1936. Foto Febus, gentileza de APM:
En la Junta Directiva del 23 de agosto de 1936 se criticaron los asesinatos del mencionado Alfonso Rodríguez Santamaría y los periodistas José Asenjo Alonso y Antonio Bermúdez Cañete, indicándose que se tomarían las medidas necesarias ante tan trágicos sucesos.
En octubre de 1936 se nombraron nuevos delegados de la junta directiva que eran a su vez los representantes de la agrupación en sus respectivas redacciones de trabajo. En la siguiente fotografía podemos ver la relación completa así como sus respectivos lugares de trabajo.

Los nuevos delegados de la Junta Directiva del 10 de octubre de 1936. Foto Febus, gentileza de APM.
Javier Bueno era una persona que viajaba con mucha frecuencia y durante largos periodos de tiempo, uno de sus destinos favoritos era Asturias, tierra donde había vivido y donde también había colaborado en periódicos tan relevantes como La Tarde o Avance que llegó a dirigir. Por ese motivo, por sus ausencias continuadas, la Junta Directiva de la Agrupación Profesional de Periodistas decidió crear la figura del Presidente Accidental para suplirle, con todas sus funciones, incluso cuando regresase.

Javier Bueno en Madrid cuando era presidente de la Agrupación de Periodistas.
Varios fueron los periodistas que ocuparon el cargo de presidente accidental de la Agrupación Profesional de Periodistas durante la guerra, entre ellos, destacaron Carlos Rodríguez, redactor de El Heraldo de Madrid, José Robledano, dibujante de Claridad y otras publicaciones republicanas y los anteriormente mencionados: Manuel Navarro Ballesteros, Modesto Sánchez Monreal y Jaime Menéndez "El Chato", primer español redactor de The New York Times, colaborador de diversas publicaciones republicanas y último director que tuvo el diario El Sol. 
Nombramiento de Jaime Menéndez como Presidente de la Agrupación Profesional de Periodistas. Foto gentileza  APM.
Fotografía de 1936 en el Café Nacional de Madrid. Foto Archivo Agencia febus.
Como anécdota curiosa que demuestra el advenimiento feminista durante la Segunda República quiero compartir una de las actas de una de las reuniones de la junta directiva de septiembre de 1937 en la cual se propone contratar a mujeres para desempeñar diversos trabajos.

Acta del 29 de septiembre de 1937. Foto Febus, gentileza de la APM.
Hay que mencionar que la labor de la Agrupación Profesional de Periodistas durante la guerra fue muy diversa ya que no solo trataba temas periodísticos sino que también actuaba como una ONG, es decir, si se necesitaban alimentos, medicamentos, dinero, libros, transportes especiales, bibliotecas públicas, etc, ahí, estaba la agrupación para actuar. Además hay que recalcar que colaboraba muy de cerca con Comité Nacional de Enlace, creado para averiguar las necesidades en el frente republicano, que organizaba todo tipo de eventos solidarios para recaudar fondos para los más necesitados, que gestionaba la contratación y el pago de personal y que controlaba las nuevas admisiones y también las depuraciones necesarias de aquellos cuyo comportamiento no fuese adecuado, según su criterio.
Los presidentes accidentales de la Agrupación Profesional de Periodistas han sido los grandes olvidados de la historia de la prensa española, esperemos que esto cambie porque formaron parte de la misma y con letras mayúsculas.

Largo Caballero, W. Carrillo y el periodista Eduardo de Guzmán (2º por la derecha) que colaboró con la Agrupación Profesional de Periodistas. Frente de Madrid. Foto Archivo Agencia Febus.


No hay comentarios:

Publicar un comentario